jueves, 4 de febrero de 2010

No se extraña, no se echa de menos

9/01/2009

No se extraña,
no se echa de menos
pero cada mañana
los trenes se llenan de viajeros,
lo desconocido de aventureros,
y las oficinas de corbatas.
Nunca nadie es el primero
a la hora de abrir el sendero
Nunca nadie es el primero
a la hora de ser embustero,
de dar el mordisco a la manzana.

1 comentario:

  1. Pasaba por aquí y me quedo un rato, con tu permiso...

    :)

    ResponderEliminar