viernes, 4 de mayo de 2012

Trastornos

01/07/2010

Recuerdo la oportunidad perdida,
el no dar otro paso hacia delante
cuando debimos hacerlo.
Perdimos el tiempo con los juegos,
y nunca pasamos a los hechos,
o sordos,
o ciegos.
O tontos,
o necios.
Ahora poco a poco,
los recuerdos arden,
en la hoguera que calienta,
al hombre que  nos representa.
Mientras,
esperaremos a que la memoria se calle.
Justo cuando sea el momento,
la enterraremos bajo una losa de cemento,
y así no sufrirá nadie.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada