viernes, 8 de febrero de 2013

06. Venta Dolores


Hay un lugar,
en la ciudad,
de Antipoda.

Has de llegar,
y preguntar,
por Lola.

Huele a arrabal,
y a despertar,
sin memoria.

Le dicen La Venta Dolores,
por que allí entre humo
y amargos licores
los hombres más duros
intentan ahogar
al anochecer
recuerdos y penas.

Mira detrás,
del mostrador,
veras a Lola.

Oscuro bar,
donde la mar,
se desborda.

Si hay temporal,
y tempestad,
pide otra copa.

Rellena mi vaso vacío
y brindemos,
porque el dolor desaparezca,
porque nadie diga su nombre,
para que caigan en el olvido,
sus manos, su boca y su esencia.
Para que marchen y no vuelvan
ni su recuerdo,
ni esta tristeza.

Le dicen La Venta Dolores,
por que allí, entre humo
y amargos licores,
los hombres más duros
intentan ahogar
al anochecer
recuerdos y penas.

2 comentarios: