miércoles, 23 de septiembre de 2015

Síndrome postvacacional

Llega septiembre y con él la vuelta al trabajo.
En el telediario cubren minutos
hablando del síndrome postvacacional,
un gilipollas gasta sus treinta segundos de fama
diciendo que ya tenía ganas de volver a la oficina.

En la fábrica,
en la linea,
no hay tiempo para pequeñas depresiones.
En cambio  algunos
sufren el síndrome de Estocolmo.
Yo los veo
y me entra el de Tourette.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada